jueves, 10 de noviembre de 2011

¡HASTA CUANDO!


Soy parte del problema, ¿Cuándo seré parte de la solución?

Enfermos terminales, personas humanas en miserables viviendas, niños abortados, ancianos temerosos de enfermarse para no ser víctimas de la eutanasia, menores desprotegidos, emigrantes temporales, todas estas personas humanas tienen una característica en común; se trata de quienes no tiene posibilidades de defenderse; podemos decir que tienen en su dignidad, el sello de los derechos humanos, pero solo es, otra mentira más, pues no pueden ejercer su famoso derecho fundamental.

Reúnen lo que un Antropólogo denominaría con el antipático título de ¨ rasgos de selección victimaria.¨ Se trata de los candidatos a sufrir el injusto destino del chivo expiatorio.

EL político totalitarista o el democrático, - eso hoy en día ya no importa en últimas es lo mismo,- los considera como víctimas en las descargas de las acusaciones a él dirigidas o para ser más exacto, son los hechos colaterales que suelen causar al ejercer la fuerza para mantener el falas Estado de Derecho. Y es que es curioso ver, que a través de los medios de comunicación en muchas ocasiones a los inocentes los muestran como culpables o, por lo menos como objetos que soportan las consecuencias de unas medidas presuntamente justificadas, y debo aclarar que me uno a los migrantes en USA, los indignados en Europa, o los Estudiantes en Latino América, entre otras personas humanas, convirtiéndose en los más débiles.

Un gobierno que se precia de la supuesta buena marcha económica del país se enfrenta a su verdadera realidad, una crisis económica que está siendo objeto de comentarios desfavorables en los países vecinos, por no decir del planeta. Pero no crean que estoy hablando solo de lo que en la realidad está pasando en USA, o Grecia, España, Portugal, México, Irlanda, y próximamente Italia, Japón, y demás países que se ufanan de solides económica, sino de lo que está sucediendo en la sociedad de todo el planeta, y que en la realidad los gobiernos nos dicen solo mentiras que teniendo como aliada la testaruda ignorancia popular suelen salirse con su intención, máxime cuando los pueblos haciendo uso de sus cerebros de hormiga, les creen.

Ellos pensaban que todo era susceptible de arreglo con prebendas y subsidios. Pero si lo que falta es en realidad el dinero, no tienen ni idea que hacer, ya que carecen de recursos intelectuales y lo más graves, éticos.

Agobiados por lo que tienen que enfrentar y como hijos del padre de la mentira, hacen uso de su falas inventiva y como medida de escape, ejecutan los planes propuestos por un tal Protágoras de Agreda nacido en la Grecia Clásica. Desvían entonces la atención, utilizando los siempre aliados medios de comunicación (no todos, tan solo el 90% de ellos) hacia objetivos polémicos que pueden presentarse como logros progresistas pero que, en definitiva, contribuyen a aumentar el dominio de los fuertes sobre los débiles.

Así sus agresiones falazmente justificadas quedan impunes y se ganan el favor de grupos poderosos en el ámbito económico y comunicativo.

Y es que como cegados por los medios de comunicación, no nos damos cuenta que después de haber implantado el divorcio exprés y el sonado matrimonio de los homosexuales, se pretende dar otro golpe social de tipo mortal y pasar directamente a la eliminación de vidas indefensas.

Pero como no hay peor ciego que aquel que no quiere ver y peor sordo que aquel que no quiere oír no nos damos cuenta que estamos ante la perspectiva del aborto libre y el suicidio asistido, que no es otra cosa que homicidios legalizados. Como ya no les interesa y constituyen una carga, los emigrantes dejan de ser objeto de una retórica paternalista y se intenta suprimir su contratación para simplemente esclavizarlos. Así se continúe alardeando de políticas sociales quienes soportarán lo peor de la crisis son como siempre los desfavorecidos, que pagan los platos rotos por una mínima élite social y económicamente pudiente insolidaria y prepotente. Son los llamados déspotas.

Dentro de este estallido injusto de normas incongruentes, el efecto rebote de las medidas que contribuyen a desestabilizar y disolver la familia, se registra sobre todo en los más frágiles, los niños, al fin y al cabo el objetivo de los déspotas es afectar a los más inocentes.

Recientemente, estudios sociológicos demuestran que entre los menores se registra un creciente porcentaje de pobreza, dejando como señal a los registrados en familias monoparentales y lo serán los adoptados por parejas homosexuales; vale la pena, comentar que dentro de estos estudios fácilmente encontrados por la red, se encuentra la sociedad española, la sociedad de Estados Unidos, la Inglesa, francesa, y se empieza a notar en Argentina, el estudio continua. Un Gobierno, adornado de figuras decorativas aumenta su irresponsabilidad, puesto que estos figurines son fácilmente manipulados por las fuerzas foráneas que como fantasmas salen de la ONU el Fondo Monetario Internacional, el Banco mundial, La OMS, entre otros y les lleva a aplicar reglamentaciones no experimentadas cuyos resultados negativos para los débiles son previsibles, pero lo quieren obviar. No es airoso el papel de quienes ensayan su progresismo falaz a base de dejar inermes a los peor situados socialmente.

Recientes datos de la OCDE confirman lo que todo observador atento y coherente sabe desde hace años; la educación española hace agua en todo los niveles pero no es necesario estar muy atento como para darse cuenta que la educación de Colombia, Argentina, Chilena, Canadiense, Mexicana, Francesa, en fin, se está hundiendo en las narices de sus directivos ¿porque? ¿Es que acaso la mediocridad de la educación es parte del plan? ¿Cuál plan? Si quieren saber cuál plan, les sugiero que lean lo que escribí años atrás y se darán cuenta que esto ya lo había escrito.

Como dice Daniel Pennac, ¨ la esencia de la enseñanza es el conocimiento, que no se puede adquirir sin esfuerzo y sin exigencia.¨ Pero es que estamos en un estado de estultés a tal nivel, que creemos en las modernas utopías pedagógicas lúdicas, sin darnos cuenta que lo que resulta es un discurso mediático infantil. El saber mismo parece que no interesa a casi nadie y quien paga caro la mediocridad es lógicamente el inocente aprendiz abandonado a su suerte.

Estoy seguro y temeroso de que hay unos límites irrebasables en el deterioro social y ético que sentimos vivir, y por desgracia para esta humanidad agobiada y doliente nos estamos acercando aceleradamente a ellos, pero, antes de llegar al extremo, de seguro se activaran los mecanismos sociales con una potente respuesta civil que diga inequívocamente: ¡Basta ya! ¡Hasta aquí hemos llegado! Y como la solución no puede venir de un gobierno pusilánime y corrupto que constituye más bien la raíz del problema será un estallido de furia popular incontrolada.

Pero, la solución tampoco cabe esperarlo de una oposición vacilante y en ocasiones más obtusa, incapaz de definirse acerca de los valores humanistas que decían defender. La clase política va es a lo suyo, egoístas y petulantes que suelen voltearle la cara a quienes los eligieron y es que esa es la jugarreta del poder, entonces vayamos los ciudadanos a lo nuestro, es la responsabilidad social que tenemos en elegir democráticamente bien y vigilantes para que los déspotas llamados progresistas nos roben lo poco que nos queda, la dignidad; la dignidad de los débiles. La tenemos muy difícil, nos dejamos coger ventaja, pero ¿hasta cuándo?

Para mis hermanitos los A.E y los del ENS en especial el glorioso y los pequeñitos de los Martes

C. E. R

Que Dios los bendiga y la Virgen los proteja